Skip to content

Maria Llaudó

Después de haber cursado los estudios de fisioterapia decidí ampliar mi carrera académica con la Licenciatura de CAFE. El deporte siempre había sido mi forma de vida, pero también podía ser una buena herramienta de trabajo desde el punto de vista de una práctica deportiva saludable para mis pacientes. Así pues, emprendí la carrera doblemente motivada para disfrutarla y a su vez aprender al máximo. Todo eso no fue nada difícil conseguirlo porque tanto la metodología utilizada en las clases como la disposición del profesorado fueron la clave del éxito. Recuerdo un trato muy personalizado con el alumno y que se concedía especial importancia a una evaluación continua que, si bien entonces, en algún momento, podía llegar a quejarme del exceso de trabajos, ahora lo veo como una buena oportunidad de ser constante durante el curso y no incurrir en el error de dejarlo todo para el último momento, del mismo modo que ahora se puede trasladar esta constancia y forma de hacer a la vida profesional. Pero, además de los conceptos propiamente deportivos de la carrera, también puedo decir que me proporcionaron unas bases necesarias en materia de gestión que hoy día me han servido para crear mi propia empresa.

Directora y fisioterapeuta de Calm Espai (Mataró)