Mesa redonda: ” El paciente con afasia y su logopeda”

foto

Este viernes, 29 de noviembre, los estudiantes de tercero de logopedia han asistido a una mesa redonda sobre la relación de los pacientes con afasia con su logopeda. La mesa redonda ha sido organizada por la profesora Nuria Duaso y ha estado acompañada por tres personas que sufrieron un ictus con afasia.  Se trata de Raimon, Jaume y Francesc.

A lo largo de la sesión, las alumnas han conocido la situación anterior al ictus, las características de las lesiones cerebrales y las consecuencias que produjeron en su lenguaje y comunicación. Pero sobre todo, han profundizado en los aspectos relacionados con la vivencia del trastorno y sus consecuencias en la vida cotidiana, en las limitaciones que supuso y en qué soportes han tenido que buscar y generar para compensar estas limitaciones.

Los pacientes han explicado sus dificultades que iban desde la deglución o el habla hasta la imagen de ser un enfermo del cerebro y que esto es valorado por la sociedad de manera negativa.

Entiendes, sabes cuáles son las limitaciones que tienes y pones herramientas para afrontarlas, pero siempre te sientes diferente y nunca volverá a ser como antes

Las alumnas han podido ver ejemplos de superación personal frente a la enfermedad y han percibido como los pacientes valoran el trabajo de los profesionales en su proceso de recuperación. Uno de los pacientes destaca el papel del logopeda como persona que escucha y que tolera las dificultades del enfermo. La logopeda favorece la comunicación sin dar prioridad a la corrección formal. El paciente explica que los que no son logopedas le corrigen constantemente y no le dejan hablar. Han valorado la formación técnica de los logopedas y el rigor en el trabajo pero han priorizado la capacidad empática y de comprensión.

Para las alumnas de logopedia, ha sido una sesión enriquecedora, estimulante y generadora de un sentimiento positivo hacia la profesión. La satisfacción y agradecimiento de los pacientes hacia su logopeda provoca un orgullo profesional.

¡Ser logopeda es motivo de satisfacción!